La rotonda “Víctimas del terrorismo”, sufragada con fondos FEDER-DUSI, acorta los tiempos de desplazamiento en un punto clave del tráfico en Plasencia

La nueva glorieta de las Víctimas del Terrorismo,  sufragada con fondos FEDER-DUSI, lleva varios días terminada y abierta al tráfico, tiempo suficiente para que los servicios municipales hayan podido comprobar que es capaz de absorber, incluso en hora punta, todo el tráfico en uno de los puntos clave de la circulación en Plasencia. Se trata del cruce de la Universidad en la confluencia entre las avenidas de La Salle, Virgen del Puerto, Salamanca y Juan Carlos I, que hasta ahora estaba regulada por semáforos.

El alcalde, Fernando Pizarro, afirmó ayer que, tras un primer análisis del resultado que está dando la rotonda, han calculado que el ahorro en tiempo para un trayecto medio puede oscilar entre cinco y diez minutos, ya que antes era necesario esperar en alguno de los semáforos hasta tres turnos de paso en los momentos de mayor circulación. Además, señaló que el inspector de servicios municipales ha realizado la estimación de que las emisiones de CO2 a la atmósfera se van a reducir en unas 20.000 toneladas anuales.

«Reconozco que tuve dudas de si la glorieta iba a poder asumir la cantidad de tráfico que hay en horas punta en ese lugar, pero una vez pasados unos días de funcionamiento ya se puede decir que metaboliza todo el tráfico», afirmó Pizarro, quien mencionó una conversación en la que un taxista le ha informado de que un trayecto desde el centro hasta el hospital, que venía costando algo más de cinco euros, se ha reducido en unos 80 céntimos desde que está en marcha la rotonda.

La apertura de la glorieta ha ido acompañada por una redistribución de los carriles de entrada y salida que los técnicos consideran más eficiente. También ha habido cambios en los alrededores, como en la calle del parque infantil de tráfico, que pasó a ser entera de doble sentido durante la ejecución de la obra y se va a mantener así, según el alcalde a petición de los vecinos.

Sin embargo aún falta pulir una cuestión relativa a la seguridad en los pasos de peatones, ya que muchos vehículos salen de la glorieta a gran velocidad y eso puede generar un importante riesgo a las personas que cruzan las avenidas, ya sin semáforos. El alcalde dijo que están analizando esta cuestión y que se adoptará algún tipo de medida, pese a que inicialmente el proyecto de la obra no las contemplaba al considerar que el peligro era escaso.

Homenaje a las víctimas

Lo único que falta para completar la glorieta es colocar la gran bandera de España de 10,5 x 7 metros que irá en el mástil central de 25 metros de altura ya instalado. El acto de izado será el sábado a las 12.00 horas como preludio del homenaje que se va a rendir a las víctimas del terrorismo, a quienes está dedicada la glorieta.

El monolito de piedra que se ha colocado lleva una placa de bronce con los hombres de placentinos que han sido víctimas del terrorismo, y también el del policía local nacido en Plasencia que acorraló en Cambrils a uno de los yihadistas del atentado de Las Ramblas de Barcelona el pasado verano.

Las víctimas cuyos nombres están son Francisco Martín González, un sargento de la Policía Armada asesinado por ETA en San Sebastián en 1978, que no nació en Plasencia pero sí tenía fuertes vínculos con la ciudad; y Vicente Javier Domínguez González, asesinado por ETA en 1986. El Ayuntamiento había anunciado que estaría también el de Daniel Paz Manjón, víctima de los atentados del 11-M e hijo de la placentina Pilar Manjón, pero el alcalde dijo ayer que finalmente no aparecerá por expreso deseo de la familia.

El homenaje comenzará con el izado de la gran bandera con el himno de España interpretado por la banda de música ‘Ciudad de Plasencia’. Pizarro apuntó que será un acto de unos 40 minutos «sin connotaciones políticas, y con todo el protagonismo para las víctimas». Asistirán familiares y representantes de varias asociaciones de víctimas del terrorismo, del Ejército, la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Fuente: Diario HOY